Historia del sensor de oxigeno

historia del sensor de oxigeno
como funciona el sensor de oxigeno en su historia

Todo lo que necesitas saber sobre el sensor de oxígeno sobre su historia


Los coches actuales, es decir, los nuevos fabricados después de 1980, tienen un sensor de oxígeno que forma parte del sistema de control de emisiones e informa a la computadora del coche.

El objetivo principal de los sensores de oxígeno es ayudar a que el motor funcione lo más eficientemente posible y produzca las emisiones más bajas permitidas. Es una parte importante de su coche que merece una explicación más detallada.

¿Qué son los sensores de oxígeno?

Los sensores de oxígeno son una pieza que se encuentra antes y después del convertidor catalítico y se coloca en el sistema de escape. El segundo se utiliza para medir el convertidor catalítico para asegurar que funciona correctamente.

La función principal es medir la cantidad de oxígeno y combustible que se filtra del motor de su automóvil para que la computadora pueda regular la inyección de combustible y aire en la cámara de combustión.

En otras palabras, una vez que la combustión tiene lugar, los gases que van al silenciador son analizados por los sensores de oxígeno. Si se detecta un exceso de combustible, se considera una mezcla rica y la computadora inyecta una cantidad menor.

Si hay más oxígeno, la mezcla se considera pobre y se aumenta la cantidad de combustible para obtener una mezcla ideal. El consumo ideal de combustible depende de tener bajas emisiones de contaminantes, mantener el motor en buen estado y hacer el mantenimiento del convertidor catalítico.

Un poco de historia de los sensores de oxígeno

Estas partes críticas no siempre se utilizaron, su primer uso para el control de combustible y emisiones fue a finales de los años 70 a mediados de los 90. En ese momento, se instaló un único sensor en el flujo de gases de escape para modificar el suministro de combustible y mantener la eficiencia del convertidor catalítico.

Para 1996 se había convertido en un requisito mundial, se necesitaban sensores previos y posteriores, el precatalizador se utilizaba para el ajuste y control del combustible y el postcatalizador se utilizaba para vigilar su funcionamiento efectivo.

La garantía de un sensor de oxígeno es de aproximadamente dos años o 24.000 millas, lo que ocurra primero en el mantenimiento y uso del combustible correcto. Si sabe cómo funcionan estos sensores de oxígeno y lo que hacen los gases de escape que fluyen a través de los sensores, esto le ayudará a saber cuándo deben ser reemplazados, podemos entrar en esto con más detalle a continuación:

¿Cuánto tiempo puede durar un sensor de oxígeno?

Los sensores de oxígeno deben durar más tiempo que la garantía de emisiones del coche, por ejemplo, los fabricantes recomiendan comprobar el sensor sin calefacción utilizado desde finales de 1970 cada 30.000 millas.

Y los sensores de calor usados desde los años 80 deben ser revisados cada 60.000 millas. Los fabricados desde los años 90 hasta la generación actual se controlan cada 100.000 millas, aunque con un buen mantenimiento pueden soportar hasta 250.000 millas.

¿Cuándo se puede reemplazar un sensor de oxígeno?

Sin embargo, es importante saber cómo y cuándo se puede reemplazar el sensor de oxígeno. Si no tiene idea de cuántos kilómetros o de la antigüedad del sensor, debe mirar pronto la luz indicadora; se encenderá y se almacenará un código de error en la memoria si el sensor tiene problemas.

Códigos de error de diagnóstico (DTC):

Pre-sensor: Sensor 1Post-sensor: Sensor 2

Un solo sensor puede tener varios códigos asignados, si hay un fallo en el suministro de combustible, un sensor puede fallar, al igual que el inyector, y el sensor debe ser reemplazado, aunque esta no es la única solución a largo plazo.

¿Qué causa el deterioro de los sensores de oxígeno?

Anteriormente, el deterioro fue causado por un componente del adhesivo RTV y el anticongelante, esto se conoce como contaminación de silicio del sensor de oxígeno. Hoy en día, el combustible y el mantenimiento son las principales causas del deterioro de los sensores.

La gasolina y el diesel son productos crudos, y el proceso de refinación hace que el producto contenga una mezcla de varios hidrocarburos, incluyendo olefina, el elemento químico azufre y benceno.

El azufre se encuentra de forma natural en el petróleo crudo, pero durante el refinado la concentración en la gasolina se reduce, pero puede causar la degradación de un sensor de oxígeno. La concentración de azufre determina la velocidad de degradación de los sensores.

¿Fallas de los sensores?

La razón principal puede ser la susceptibilidad del cableado y del conector del sensor, incluida la bujía de incandescencia, cuya función es llevar el sensor a la temperatura de funcionamiento durante los arranques en frío y en el calentador del motor. Los sensores podrían dañarse por un choque térmico.

Además, el exceso de calor a menudo conduce a daños en el cableado. Si el cableado no está bien conectado al conector, hay una alta probabilidad de que uno o ambos se dañen.

¿Afecta el mantenimiento del motor a la vida de un sensor de oxígeno?

Por ejemplo, el cambio de aceite es parte del mantenimiento que contribuye a la vida del sensor; la ventilación positiva del cárter contribuye al deterioro; los vapores de aceite contaminados en el cárter acortan la vida del sensor.

¿Puede un sensor de oxígeno afectar al rendimiento del motor o al consumo de combustible?

El sensor de oxígeno controla el ajuste de combustible, y esto tiene que ver con el consumo de combustible. Si tiene un buen combustible y un excelente mantenimiento, sus sensores tendrán una larga vida y un alto consumo de combustible.

No olvidemos que el sensor de oxígeno está colocado en el tubo de escape, éste se utiliza para detectar tanto las mezclas ricas como las malas, generalmente este mecanismo implica una reacción química que crea un voltaje.

Este voltaje es monitoreado por la computadora del motor para determinar el mango, la mezcla, si es rica o pobre. Esta información se utiliza para ajustar la cantidad de combustible que entra en el motor.