Sensores inteligentes anti contaminación

La tecnología del sensor inteligente de contaminación del aire interior

La calidad del aire en los espacios cerrados repercute en la salud y el bienestar de la población, pero en los últimos años ha aumentado la preocupación por la presencia de contaminación del aire en los espacios cerrados, en particular la dificultad de detectarla y los niveles de c.


La calidad del aire en los espacios cerrados repercute en la salud y el bienestar de la población, pero en los últimos años ha aumentado la preocupación por la presencia de contaminantes en el aire de los espacios cerrados, en particular la dificultad de identificarlos y fijar los niveles críticos.

La Fundación Europea del Pulmón estima que las enfermedades respiratorias causan alrededor de 102.000 millones de euros de ineficiencia y ausentismo en Europa cada año. Se estima que los niveles de contaminación en interiores pueden ser diez veces más altos que la contaminación en exteriores.

Algunos creen que la reciente introducción de la legislación sobre el sellado de casas y oficinas en el Reino Unido puede haber empeorado la situación.

El proyecto IAQSENSE, financiado por la UE, tiene ahora como objetivo desarrollar nuevos sistemas de sensores basados en la nanotecnología para vigilar con precisión la composición del aire en lo que respecta a la contaminación química y biológica. El sistema está diseñado específicamente para tamaños miniatura, bajos costos y capacidad de producción en masa.

Se sabe que la mala calidad del aire puede causar daños como fatiga, dolores de cabeza y otras reacciones más graves. Este problema se agrava por el hecho de que esa mala calidad puede ser el resultado de una gama extremadamente amplia de los llamados compuestos orgánicos volátiles, que se producen en concentraciones muy bajas.

Hoy en día, esos análisis se llevan a cabo con equipo caro y pesado desarrollado en una época en que ni siquiera el acceso a Internet de banda ancha era todavía posible, mientras que la mayoría de las normas en esta esfera se basan en la toma de muestras y el análisis de laboratorio.

Sin embargo, el proyecto IAQSENSE, de tres años de duración, que comenzó en septiembre pasado y cuyo título completo es "Sensores nanotecnológicos para la vigilancia del medio ambiente", tiene por objeto vigilar y mejorar la calidad del aire en interiores mediante un método innovador único.

Se construirá un dispositivo de detección de bajo costo para generar información en tiempo real sobre el medio ambiente y la posible presencia de contaminantes volátiles. Estos dispositivos pueden instalarse en lugares específicos (en casa, en la oficina o incluso en vehículos) y conectarse a una red de sensores inalámbricos.

El gran desafío es construir un sistema de detección de gases rentable que sea altamente selectivo y sensible.

La iniciativa IAQSENSE se basa en tres tecnologías patentadas, una de las cuales se basa en la dinámica de la "movilidad de iones en la superficie" para separar cada componente gaseoso. Actúa como un espectrómetro, tiene una alta sensibilidad y detecta rápidamente muchos gases en formas sin precedentes.

Su capacidad para detectar partículas simples y complejas ofrece grandes beneficios en términos de detección rápida de humedad, diagnóstico respiratorio y detección de humo y drogas.

Claude Iroulart, coordinador de IAQSENSE, describió el sistema como "único" y dijo que el objetivo es traducir los hallazgos científicos en un sistema de detección fiable listo para la producción en masa. También se están investigando posibles aplicaciones en vehículos y dispositivos conectados a teléfonos móviles.

"El control de la calidad del aire interior y el nivel de comodidad que proporciona debería tener un impacto significativo en la sociedad, así como en el absentismo y en diversos factores económicos", añadió Iroulart.

El consorcio responsable está formado por cuatro PYME, tres empresas industriales y tres institutos de investigación de cinco países. El proyecto termina en agosto de 2016 y costará 4,9 millones de euros, de los cuales 3,5 millones serán aportados por la Unión Europea en el marco del Séptimo Programa Marco: