Electroestimulador dolor espalda

electroestimulador dolor espalda


Si sufre de dolencias como dolores de espalda, debilidad muscular, traqueítis, quejas postoperatorias, etc. Hoy en día, los fisioterapeutas utilizan cada vez más el electroestimulador como elemento terapéutico para aliviar el dolor.

¿Pero qué es la electroestimulación de dolor de espalda ? 


Aquí puede encontrar información clara y concisa sobre todas las ventajas que afectan a la física en caso de enfermedad.

¿Qué es la electroestimulación muscular?

La electroestimulación de los músculos es una forma de terapia física utilizada en la fisioterapia. Toda persona que se lesiona o tiene un accidente durante la actividad deportiva, así como las personas que padecen una enfermedad que causa dolor. Tu fisioterapeuta puede darte recomendaciones para la terapia de electroestimulación. Como parte adicional de su programa de rehabilitación

Si una persona sufre de espasmos musculares, inflamación y debilidad, es aconsejable utilizar esta herramienta de rehabilitación. La electroestimulación de los músculos puede ser usada para espasmos musculares débiles o no funcionales. Como resultado, las quejas tienden a disminuir.

¿Qué es un procedimiento de estimulación muscular?

Durante el proceso de rehabilitación, su fisioterapeuta le explicará el procedimiento. Explicará los beneficios y los riesgos. Cuando se realiza un procedimiento de estimulación muscular, hay un procedimiento a seguir

En primer lugar, la zona del cuerpo a tratar debe estar expuesta. Para ello, el fisioterapeuta coloca electrodos en la piel, que se conectan al estimulador muscular con un cable.

Cuando el marcapasos muscular comienza a funcionar, el paciente siente una sensación de hormigueo en el área donde se coloca el dispositivo. Después de unos minutos la sensación de hormigueo aumenta ligeramente, pero el paciente no tiene por qué sentirse incómodo.

A veces se aplica la terapia de electroestimulación cuando el paciente sufre espasmos o dolores musculares. Durante el tratamiento se sentirá relajado. Si usas el electroestimulador para restaurar la fuerza muscular. Puede ser necesario contraer los músculos mientras el aparato está funcionando.

La persona que se somete a la terapia de electroestimulación se siente ligeramente incómoda debido a los impulsos eléctricos, pero no causa dolor. Sin embargo, si se siente incómodo, debe informar a su fisioterapeuta para que el tratamiento pueda ser corregido o interrumpido.

Tipos de electroestimuladores

En el campo de la fisioterapia, se utilizan varios tipos de electroestimulación muscular. Son los más utilizados:

TENS

La electroestimulación del TENS es un tipo de terapia física para el dolor crónico o agudo. En este método, la corriente regulada se aplica a la zona afectada. El tratamiento bloquea las señales que envían impulsos de dolor a nuestro cerebro.

La terapia de electroestimulación TENS da grandes resultados y es versátil porque puede ser usada con dispositivos muy pequeños como un complejo de electroestimuladores. El paciente puede manipular fácilmente el dispositivo y realizar la terapia desde su casa.

EMS

El EMS es un tipo de estimulación integrada muy activa que utiliza la corriente eléctrica para contraer diferentes músculos del cuerpo. En la electroestimulación de los músculos, los electrodos del aparato se aplican a diferentes partes del cuerpo. La intensidad de la corriente puede ser ajustada por un fisioterapeuta entre suave y dura.

Además, el especialista que nos trata en la terapia aumenta la función muscular y las contracciones. El flujo sanguíneo contribuye a una mejor salud. La terapia de EMS también ayuda a reducir los calambres al relajar los músculos. Cabe señalar que con el EMS, más de 300 músculos pueden ser estimulados activa o pasivamente al mismo tiempo.

Riesgos asociados con el uso del electroestimulador

Antes de iniciar la terapia, el fisioterapeuta debe discutir con usted el riesgo de que en algunos casos se produzcan desgarros musculares si la intensidad del equipo utilizado es demasiado alta. En este caso debe detener el tratamiento, descansar en la zona de la lesión, levantar la zona afectada y aplicar compresas frías.

Al mismo tiempo, si sufre de irritación de la piel debido a la sensibilidad a la electroestimulación o debido al pegamento en el electrodo del estimulador complejo. Termine el tratamiento y aplique la crema recomendada por su médico en la zona afectada. Si el tratamiento de electroestimulación provoca una quemadura por su intensidad, no continúe el tratamiento y aplíquelo sobre la piel.

Contraindicaciones para el uso de la electroestimulación muscular

La electroestimulación de los músculos es muy segura. Sin embargo, no se puede usar en algunas personas. El uso de la electroestimulación muscular está contraindicado:


  • pacientes con inestabilidad mental.
  • Personas con sensibilidad tisular alterada.
  • Personas a las que se les han implantado dispositivos eléctricos como marcapasos.
  • Evite su uso en tejidos malignos o en heridas de aspecto húmedo.
  • Nunca coloque el dispositivo cerca del cuello, los ojos, los órganos reproductores o la arteria carótida.
  • Su fisioterapeuta detectará estas contraindicaciones en la evaluación que precede al uso de un electroestimulador. Para determinar si se utiliza o no el dispositivo